¿RENOVARSE O MORIR?

En esta entrada te contaremos como pasamos de esto:

A esto:

¡En cómodos pasos! Si te gusta el cambio quédate a leer el post, no te decepcionará.

«Mi logo no es el mejor pero es perfecto.»

Llevo muchos años en este oficio escuchando todo tipo de afirmaciones de ese estilo, y no me canso de repetir a todos mis clientes que más allá de la perfección que viera con su producto está el cliente, la audiencia. Por muy perfecto que estuviera su logotipo o su obra si del otro lado no se siente igual es que algo no funciona. Y nunca es tarde para averiguar el qué.

Busca la manera de conseguir opiniones verdaderas y deja el amor por ti mismo de lado, saber qué ocurre verdaderamente con tu propuesta estética es fundamental para no tomar la decisión equivocada. Testea, pregunta, compara. Pronto encontrarás el hilo que te llevará primero al problema y luego tras aplicar nuestro método a la solución.

Dicen que cada maestrillo tiene su librillo, y damos fe de ello, al menos de lo que se refiere al librillo. Nosotros no somos unos expertos en lo que a logotipos se refiere, pero a veces basta con ser expertos en lo que uno quiere y cómo lo quiere para encontrar resultados excelentes. A continuación te contamos cuál ha sido nuestro método para renovar nuestro logotipo y sobrevivir en el intento.

Escucha (bien) qué dice tu intuición.

Durante nuestra formación en Bellas Artes aprendimos el potencial de cuestionar continuamente nuestros fundamentos. Es evidente que siempre todo es mejorable, pero más allá de esa evidencia ¿es mejor no cambiar nuestro logotipo para no arriesgar nuestra identidad visual que ya lleva su tiempo haciéndose un lugar en el imaginario del público? Pero… No os pasa que a veces te has arrepentido de haber elegido un logotipo que con el tiempo cada vez te gustaba menos? Si te pasa algo, muy probablemente a gran parte de tu público le pueda estar pasando lo mismo. ¿No será mejor tirarlo todo por la borda y empezar de cero?

El método MVB Producciones.

No hay que exagerar. no todo tiene que estar mal. Por mucho que odies el trabajo previo, es importante saber qué era lo que tenía que bueno y mantenerlo. Así evitas perder la continuidad de tu marca.

Esto es esencial. Haz un listado con todas las cosas buenas que tiene la marca que quieres actualizar. no te cortes. Di todo. Si te cuesta fuérzalo un poco. La clave está en saber que es aquello que te hace único como marca, que sea siempre todo auténtico, que caracteristicas tiene tu marca que no tenga la competencia. Una vez lo tienes elije 3 cosas. Esa tríada va a ser tu guía durante el proceso de rebranding. Guárdala, es muy importante.

Luego haz un listado (no tan largo9 de cosas negativas que tiene tu diseño, cosas que no quieres repetir.

 

 

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *